Catequesis para la Confirmación


Prepárate para recibir el sacramento de la Confirmación

El día de Pentecostés estaban reunidos los apóstoles de Jesús y con ellos la Virgen María.

Estaban confusos, no entendían lo que había pasado con la crucifixión de Jesús, se escondían y no tenían ánimo para transmitir a los demás las enseñanzas y la doctrina que Jesús les había transmitido.

Jesús les había encomendado “Id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”, pero ellos estaban tristes y no tenían la fuerza y el convencimiento necesarios para cumplir ese mandato.

De repente, el Espíritu Santo descendió sobre ellos y entendieron todo lo que había sucedido, y sin miedo, se lanzaron a predicar y a bautizar.

Pentecostés

El día de Pentecostés

La Confirmación es nuestro “Pentecostés personal”.

Por eso Confirmación significa “consolidar” o “afirmar” porque nos fortalecemos con el don del Espíritu Santo y gracias a ese don tenemos las fuerzas necesarias para ser testigos de Jesucristo y transmitir a los demás su mensaje y doctrina.

Por eso, el obispo, nos da el sacramento de la Confirmación diciendo:

“Recibe por esta señal de la cruz, el don del Espíritu Santo”.