Catequesis para la confirmación – Capítulo 4


¡Ya falta menos para ser discípulo de Jesús!

No lo olvides, para poder enseñar a los demás la doctrina de Jesús y anunciar la buena nueva, tenemos que estar preparados primero nosotros. Por eso durante estos primeros capítulos nos estamos poniendo deberes a nosotros mismos que nos ayudarán a crecer en gracias, en conocimientos y en espíritu de servicio a Dios y a los demás.

¿Por qué es tan importante la oración?

La oración es:

  • Hablar con Dios porque es nuestro Padre.
  • Alabar a Dios porque es nuestro Dios
  • Servir a Dios para que su voluntad se haga en todo el mundo.
  • Pedir a Dios el pan de cada día y su protección contra el mal
  • Pedir perdón a Dios por nuestros pecados para recibir su divina misericordia
  • Un acto de bondad, amor y servicio a los demás cuando rezamos por el prójimo.

Puedes empezar tus momentos de oración rezando a Dios de esta manera:

«Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves, que me oyes; te adoro con profunda reverencia, te pido perdón de mis pecados, y gracia para hacer con fruto este rato de oración. Madre mía Inmaculada, San José, mi Padre y Señor, Ángel de mi guarda, interceded por mí.»

¿Sabes cuales son las oraciones más importantes?

La oración más importante es la que nos enseñó Jesús:

El Padre Nuestro

«Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.» Amén.

La segunda oración más importante es una oración preciosa a la Virgen María, la madre de Jesús:

El Ave María

«Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.» Amén

La tercera oración más importante es para dar gloria a Dios, que toda nuestra vida sea por y para la gloria de Dios:

El Gloria

«Gloria al Padre. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.» Amén.

Y con estas tres oraciones ya podemos rezar una de las oraciones más poderosas para obtener la ayuda, la protección y las gracias que necesitamos de Dios nuestro Padre a través de la Virgen María, estamos hablando del Santo Rosario.


El Santo Rosario, la oración de la Virgen María.

La Virgen María nos pidió en sus muchas apariciones, que recemos el Rosario todos los días, sobre todo por la paz en el mundo y por la conversión de los pecadores.

¿Cómo se reza el Santo Rosario?

Recita el Santo Rosario

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor Dios Nuestro, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta. Amén.

V. Abre, tu Señor mis labios.
R. Y mi boca cantará tus alabanzas.
V. Ven, oh Dios, en mi ayuda.
R. Apresúrate Señor a socorrerme.

Gloria al Padre al Hijo y al Espiritu Santo, como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

Comenzamos a rezar los misterios correspondientes a cada día. Cada misterio consta de 1 Padrenuestro y 10 Avemarías, al acabar estos se reza:

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

Oh, Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva todas las almas al Cielo, especialmente las más necesitadas. Amén.

María , Madre de gracia, Madre de misericordia, defiéndenos del enemigo y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Y se continúa con el siguiente misterio.

MISTERIOS:

Misterios Gozosos (lunes y sábado)
1. La encarnación del Hijo de Dios.
2. La visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel.
3. El nacimiento del Hijo de Dios.
4. La Presentación del Señor Jesús en el templo.
5. La Pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el templo.

Misterios Dolorosos (martes y viernes)
1. La Oración de Nuestro Señor en el Huerto de Getsemaní.
2. La Flagelación del Señor.
3. La Coronación de espinas.
4. El Camino del Monte Calvario cargando la Cruz.
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor.

Misterios Gloriosos (miércoles y domingo)
1. La Resurrección del Señor.
2. La Ascensión del Señor.
3. La Venida del Espíritu Santo.
4. La Asunción de Nuestra Señora a los Cielos.
5. La Coronación de la Santísima Virgen.

Misterios Luminosos (jueves)
1. El Bautismo en el Jordán.
2. La autorrevelación en las bodas de Caná.
3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.
4. La Transfiguración.
5. La Institución de la Eucaristía, expresión sacramental del misterio pascual.

Al terminar los 5 misterios se reza:

Dios te salve, María, Hija de Dios Padre.
Dios te salve, María, Madre de Dios Hijo.
Dios te salve, María, Esposa de Dios Espíritu Santo.
Dios te salve, María, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad.
Dios te salve, María, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

Letanía de la Santísima Virgen

Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Cristo óyenos.
Cristo escúchanos.

A las siguientes respondemos: Ten misericordia de nosotros.

Dios Padre, creador del mundo.
Dios Hijo, redentor del mundo.
Dios Espíritu Santo.
Trinidad Santa un solo Dios.

A las siguientes respondemos: Ruega por nosotros.

Santa María.
Santa Madre de Dios.
Santa Virgen de las vírgenes.
Madre de Cristo.
Madre de la Iglesia.
Madre de la divina gracia.
Madre purísima.
Madre castísima.
Madre intacta.
Madre incorrupta.
Madre inmaculada.
Madre amable.
Madre admirable.
Madre del buen consejo.
Madre del Creador.
Madre del Salvador.
Virgen Prudentísima.
Virgen digna de veneración.
Virgen digna de alabanza.
Virgen poderosa.
Virgen clemente.
Virgen fiel.
Espejo de justicia.
Trono de sabiduría.
Causa de nuestra alegría.
Vaso espiritual.
Vaso honorable.
Vaso insigne de devoción.
Rosa mística.
Torre de David.
Torre de Marfil.
Casa de oro.
Arca de la alianza.
Puerta del cielo.
Estrella de la mañana.
Salud de los enfermos.
Refugio de los pecadores.
Consoladora de los afligidos.
Auxilio de los cristianos.
Reina de los ángeles.
Reina de los patriarcas.
Reina de los profetas.
Reina de los apóstoles.
Reina de los mártires.
Reina de los confesores.
Reina de las Vírgenes.
Reina de todos los santos.
Reina concebida sin pecado original.
Reina del Santísimo Rosario.
Reina de la paz.

Ahora seguimos:

V. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
R. Perdónanos Señor.
V. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
R. Escúchanos Señor.
V. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
R. Ten piedad de nosotros.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios. No desoigas nuestras súplicas en las necesidades que te presentamos, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros Virgen gloriosa y bendita.

V. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Concédenos, Señor, a nosotros, tus siervos, gozar de perpetua salud de alma y cuerpo y por la gloriosa intersección de la Bienaventurada siempre Virgen María vernos libres de las tristezas de esta vida y gozas de las alegrías eternas. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


Escucha el Santo Rosario

(Primero escucha los misterios del día correspondiente y por último las Letanías Lauretanas).

Misterios Gozosos (lunes y sábado)
1. La encarnación del Hijo de Dios.
2. La visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel.
3. El nacimiento del Hijo de Dios.
4. La Presentación del Señor Jesús en el templo.
5. La Pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el templo.

Misterios Luminosos (jueves)
1. El Bautismo en el Jordán.
2. La autorrevelación en las bodas de Caná.
3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.
4. La Transfiguración.
5. La Institución de la Eucaristía, expresión sacramental del misterio pascual.

Misterios Dolorosos (martes y viernes)
1. La Oración de Nuestro Señor en el Huerto de Getsemaní.
2. La Flagelación del Señor.
3. La Coronación de espinas.
4. El Camino del Monte Calvario cargando la Cruz.
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor.

Misterios Gloriosos (miércoles y domingo)
1. La Resurrección del Señor.
2. La Ascensión del Señor.
3. La Venida del Espíritu Santo.
4. La Asunción de Nuestra Señora a los Cielos.
5. La Coronación de la Santísima Virgen.

Letanías Lauretanas (para escuchar después de escuchar los misterios de cada día)


Reza el Rosario todos los días para tener la protección de la Virgen, por la paz en el mundo y la conversión de los pecadores.